Muestras de asteroides recojidas por sonda espacial Hayabusa-2 dejan a los científicos japoneses sin palabras