El 15 de agosto de 1977, los astrónomos que utilizaron el radiotelescopio Big Ear de la Universidad Estatal de Ohio detectaron el famoso «¡Wow!»