Memorias OvniChile – Caso La Serena, Año 1966 – Liliana Nuñez Orellana.

LA SERENA
El año 1966, trabajando para la revista «Ercilla» Liliana Núñez Orellana entrevistó en La Serena a tres trabajadores de una empresa de Saneamiento Ambiental, los cuales habían sido enviados por la firma a un pueblo minero al interior, hacia las montañas, estaban instalando todo el servicio sanitario en una escuela.Una noche, uno de ellos se sintió enfermo, entonces el Jefe mandó a un chofer con otro funcionario para que lo condujeran a un poblado cercano donde había enfermería.

El viaje fue largo, el enfermo fue atendido por el practicante, que le dio un sedativo.Se devolvieron. La noche estaba muy clara y sin nubes, cuando empezaron a subir las montañas, la huella estaba flanqueada por quebradas. En una curva del camino divisaron un objeto refulgente contra el cielo. Uno de ellos dijo que no podía ser un satélite, venía muy bajo. En un nuevo recodo del camino vieron de súbito al ovni inmóvil en el aire, a unos 800 metros. Entonces apagaron las luces del vehículo y se detuvieron. El disco volador se balanceaba suavemente en el aire y emitía una fuerte luminosidad. Al mirar hacia la derecha, en la quebrada uno de los hombres observó cerca del fondo del lugar un cuerpo que despedía una luz roja muy intensa. Su forma era la de un trompo.

Imagen referencial – Ovni tipo trompo

“El extraño cuerpo despidió por su parte inferior un chorro de luz que llegó al suelo” narró uno de los trabajadores. “Era una especie de ‘cañón de luz’. Pudimos apreciar piedras y arbustos iluminados por el trompo. Lo extraño no terminó allí. Por el medio del cañón de luz descendió algo que comparamos con un embolo. Este mecanismo bajaba y subía como si estuviese aspirando algo.Cuando trabajaba, el trompo oscilaba.

Mientras observábamos alternativamente el cuerpo gigante y el trompo, vimos como cerca de este último había un segundo trompo”.La noche comenzó a desaparecer y surgió el alba. Los trabajadores vieron como los trompos perdían luminosidad y adquirían un tono de aluminio, vieron como giraban a gran velocidad sobre sí mismos. Mientras el cuerpo gigante empezó a elevarse lentamente y los trompos lo siguieron en dirección a la Cordillera de Los Andes. Alrededor de las siete y treinta minutos arribaron a su lugar de trabajo. Despertaron a sus compañeros y les mostraron este enorme cuerpo que seguía en el aire, pero los trompos habían desaparecido.

Le contaron a sus amigos lo que les había acontecido y ellos pudieron comprobar que un aparato de inusitado resplandor se dirigía a gran velocidad hacia el horizonte. Tenía un brillo superior al ‘lucero del alba’. No era un satélite pues su vuelo era ascendente, no era un avión puesto que su velocidad sobrepasaba todo lo conocido.

OVNICHILE – CROP CIRCLE FONT

Fascinante registro de Ovni en sector Gualliguaica, Valle del Elqui, Vicuña – 04 Octubre 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *